El daño por presión que originan úlceras

Es importante entender que la aplicación de presión en sí misma no causa daños.

Los buceadores y los organismos marinos de cuerpo blando pueden operar a grandes profundidades de agua sin riesgo de daños por presión.

Aunque las presiones externas pueden ser extremadamente altas, no causan distorsión del tejido porque son uniformes.

Solo cuando la presión se vuelve no uniforme y se producen gradientes de presión entre las áreas adyacentes de los tejidos, se produce la distorsión y surge la posibilidad de daños por presión.

Las áreas particularmente propensas al daño por presión son las prominencias óseas, como los talones, los tobillos, las caderas y los codos, que tienen una fina capa de tejido blando.

Las grandes fuerzas de compresión se concentran cuando el cuerpo está apoyado en estos puntos de presión, debido a la pequeña área de superficie y al hecho de que hay poco relleno para disipar esas fuerzas.

Sin embargo, la profundidad del tejido no es necesariamente el factor determinante.

Si quieres más entra a HcMedical 

Aunque las plantas de los pies tienen una capa fina de tejido blando, tienen una vasculatura especialmente adaptada para resistir fuerzas distorsionantes considerables.

Por otro lado, aunque hay una cubierta relativamente gruesa de tejido blando y una amplia superficie de apoyo, los vasos sanguíneos no están adaptados para soportar peso, lo que significa que incluso con una compresión bastante ligera, la presión isquemia puede desarrollarse rápidamente.

Cuando se produce una compresión, la presión se aplica desde al menos dos lados.

Esta es la razón por la cual el daño por presión puede presentarse en dos patrones clínicos distintos.

La distorsión tisular y el daño superficial se producen con presión sobre la superficie de la piel, especialmente si la superficie de apoyo es irregular.

Si esto se mantiene durante un período prolongado, puede causar daños extensos a medida que se destruyan capas sucesivas de tejidos.

Las úlceras por presión superficiales causadas por compresión con cizallamiento mínimo, tienden a tener un contorno regular característico, y a menudo se pueden adaptar fácilmente a la forma de la prominencia ósea subyacente o referirse al objeto que causó la úlcera.

El daño por presión más serio generalmente ocurre como resultado de la deformación en los tejidos profundos cerca de la prominencia ósea subyacente.

Debido a que las presiones pueden ser mucho más altas que en la interfaz piel/soporte y debido a que los vasos sanguíneos más grandes tienen mayor probabilidad de verse afectados, a menudo tiene lugar necrosis de un gran volumen de tejido.

Cuando las estructuras de soporte de la piel han sido destruidas, partes de la piel se vuelven inviables y mueren después de la destrucción primaria del tejido profundo.

A medida que la piel no viable se rompe, se revela una cavidad llena de tejido necrótico.

Para la persona que llegue a tener este tipo de problemas, las consecuencias del mantenimiento de una úlcera van desde molestias leves e inconvenientes hasta una reducción dramática de la calidad de vida causada por lesiones devastadoras y dolorosas de gran tamaño o incluso la muerte por septicemia u osteomielitis.

Por todo esto, se reduce que el tratar a una úlcera por presión desde su mínima exposición ayudará a la persona a tener una mejor resistencia al problema.

El cuerpo médico y la familia son los mejores soportes de una persona que sufre o es potencialmente candidato a padecer de una úlcera por presión.

Fuentes: YouTube, HcMedical y Sanitas 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook
Google+
http://www.synetcom.com.mx/uncategorized/el-dano-por-presion-que-originan-ulceras
Twitter
Pinterest
Instagram