El local de maquinitas.

Hace mucho tiempo tenía un amigo con el cual iba a jugar videojuegos a un local que estaba lejos de mi casa pero cerca de la suya, en ella estaba una máquina de baile y otras maquinitas con videojuegos, a lado de este había un laboratorio y recuerdo que había un letrero que decía “Cultivo vaginal” .

Generalmente llegábamos y todos estaban ahí jugando o comiendo, la señora dueña del local nos conocía de vista algunos debido a que eran vecinos les hablaba con más confianza, tomábamos turnos para jugar y yo estaba impresionada porque era de las mayores de ahí y veía a los morros bailar de forma increíble con una sincronización genial.

Tendrían un promedio de 16-18 a excepción de un chico que era profesor de educación físico al cual le apodábamos “El profe”, los sábados en la tarde era muy agradable y lo mejor era cuando alguien motivado llegaba y se acaparaba los créditos poniendo las monedas en la máquina de baile.

Mi amigo al cual le apodaban” Pichón” lo había conocido en un curso de AutoCad y su nombre real obviamente no era Pichón aunque estaba muy intrigada de porque tenía ese apodo, tomando en cuenta de que yo era uno o dos años menor que él.

Resulta que como la gente que ahí se juntaba era muy buena jugando le pusieron Pichón porque era el del nivel más bajo cuando me lo dijo no podía creerlo porque su nivel era mil veces superior al mío. No podía creer que ese era su Pichón además era muy gracioso porque los morros en verdad eran buenos jugando.

Vídeo: YouTube | Fuentes: Jenner y IGN  | Si te interesa este tema visita Jenner 

Algunas ocasiones comíamos en la banqueta afuera del local una maruchan y para pasar la digestión volvíamos a jugar aunque hacíamos mucho ejercicio no lo notaba después. Pichón me llevaba en su bicicleta a mi casa, tenía una increíble condición física.

Un día nos dijeron que iban a cerrar el local y que se iban a llevar la máquina la desilusión de todos era obvia, nos gustaba mucho ese lugar sin mencionar lo que habíamos mejorado en ese lugar, hubo una época de negación donde después de dos semanas seguíamos ahí porque era el único local de la zona.

Ahora nos tocaba tratar de buscar otro local que estuviera barato y accesible. Un día fuimos a uno que estaba un poco retirado de la zona, se veía decente pues tenía pantallas planas que en ese entonces las máquinas no tenían, se veía barato aunque por la zona obvio había mucha gente. Consideramos ir más seguido pero no era lo mismo y claramente ninguno de los dos nos sentíamos totalmente cómodos gastando nuestro fin de semana ahí.

Entramos a la escuela y ya no teníamos tanto tiempo de salir, de repente jugábamos juntos luego nos dejamos de ver, supe que él trabajó en un local de maquinitas y que incluso ahorró para comprarse una máquina de baile que le falló no sé qué de la fuente de poder pero de ahí en fuera está en buenas condiciones.  Hemos dicho que nos vamos a ver pero ya van como dos años de planes fallidos, ojalá algún día coincidamos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook
Google+
http://www.synetcom.com.mx/uncategorized/el-local-de-maquinitas
Twitter
Pinterest
Instagram