Mi familia no es tan difícil pero son muy difíciles de explicar. Mi nombre es Violeta y vengo de una de las familias más populares en el país, somos populares porque estamos involucrados en la mayoría de los negocios clandestinos e ilegales quisiera decir que no tengo la culpa pero la gente del gobierno no hacen nada para detenernos… algunos son nuestros socios capitalistas.

Somos empresarios y comerciantes, solo que con lo que lo hacemos no le hace gracia a muchos y lo entiendo perfectamente pero esto son negocios. Hemos hecho muchas cosas, a lo mejor seguimos haciéndolas porque eso nos enseña y si me permiten ser modesta somos muy buenos en eso.

Una de nuestras reglas es no meternos con el débil. Nos referimos al débil a esos magnates ricos que ya que están forrados de dinero no hacen nada para protegerse y tratan como basura a los demás para la satisfacción nuestra y del cliente ellos son objetivos frecuentes. La mayoría de nosotros ha estudiado una licenciatura, maestría o posgrado sabemos lo que hacemos.

Recibimos nuestros trabajos después de haber pasado un filtro meticuloso de personas, si llegan a nosotros es porque cumplen los requisitos y no piden algo estúpido o algo que claramente sus millones no pueden pagar. Nuestras vidas, por ejemplo.

Este objetivo se veía muy pequeño pero fue cuestión de rascar un poco para encontrar la mierda de persona a la que le íbamos a robar. Su nombre era Ernesto Juárez el dueño de una empresa que se creó una imagen de salvador cuando fue él quien contaminó el agua para darle un empujón a su compañía de agua purificada esos tipos nefastos son los que deberían de tirarse a un barranco.

Los humanos somos criaturas de hábitos ese es una de nuestras debilidades más grandes y Ernesto no era la excepción hacía lo mismo cada maldito año, llevar a su empresa al mismo seminario donde te enseñan sobre hacer “negocios” eso lo hacía mucho más fácil para nosotros.

Era en un bonito lugar en Veracruz, siempre había querido ir ahí como turista lástima que mi estancia ahí sería por trabajo. El equipo de logística hacía su tarea, el siguiente paso era la ejecución de este con los accesorios necesarios y de acuerdo a la situación. Sería una tontería muy grande que el camaleón se coloreara rojo en un árbol si no tenía un plan de escape.

El plan ya estaba listo, debido a la naturaleza del evento debíamos ir como trabajadoras de la empresa tal vez algunas un poco más adelante para ver si se daba la oportunidad de seducir al idiota. Algunas veces usábamos pelucas, la mayoría por diversión nos daba un aire teatral, al fin y al cabo íbamos a salir a escena.

Nos llevaron y nos mimetizamos con el ambiente a nadie se le ocurriría lo que íbamos a hacer. Generalmente para este tipo de trabajo éramos un equipo de siete personas  siempre había alguien cuidando o viendo mientras muchas –incluyéndome- hacíamos la mayoría del trabajo sucio.

Éramos excelentes actrices así que entre risas y carcajadas nos metimos al baño para repasar el plan, el piso era mármoles carrara así que los tacones sonaban aún más escandalosos. El objetivo era robar al señor Ernesto Juárez solo un poco de lo que él se había pasado robando durante toda su vida.

Si quieres saber más entra a Mármoles Arca

FUENTES: Mármoles Arca, YouTube, Sopitas

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook
Google+
http://www.synetcom.com.mx/uncategorized/el-plan
Twitter
Pinterest
Instagram