Las primeras planas estaban llenas de encabezados agresivos, sangrientos y temerosos. Hace años que no pasaba un evento así y era lo que menos necesitaba la ciudad. Un humano, asesinado a manos de… ¿Quién? El problema no es que muera la gente, el problema es que alguien le quitó la vida a manos de alguien mágico.

(Fuentes: SwissLab y Chilango )

(Vídeo: Vímeo)

Lo “mágico” desde unos incidentes se volvió el sinónimo a decir poderoso, dañino, incontrolable y está en la naturaleza reaccionar con agresividad a cosas que nos asustan por el miedo a ser vulnerable. Así que el mundo nuevamente se dividió, la gente mágica, los humanos y los que traen alguna corriente ideológica intermedia.

La intolerancia creció, el miedo se expandía y al parecer había más gente mágica de la que pensaban. La ciudad tenía ciertas zonas que sin querer por la práctica social se habían hecho exclusivas, barrios donde la magia reinaba u otros donde los humanos celebraban ser hermanos del mono.

El evento del que hablaban en todas partes sería un parte aguas para la historia, se había hechos leyes para “proteger” a todos pero siempre hay que ver quién es el que las hace y quien las aprueba, este había sido una violación directa a esa ley sin mencionar los estragos de la comunidad.

No todo era malo, había algunas áreas donde se podía convivir con magia pero cada vez se hacían menos comunes. El ambiente había cambiado muchísimo, podías sentir la tensión de todos, la preocupación sobre qué pasaría a partir de ahorita, daba muchísimo que pensar.

¿Habría sido intencional? ¿Habría sido un accidente? Múltiples pruebas se habían ido al laboratorio para ser analizadas pero eso no garantizaba absolutamente nada todavía existía el poder, la corrupción, la gente que su religión es su dinero pero algo era seguro lo que dijeran sería crucial para el rumbo que tomaríamos a continuación.

La última vez que se vio un caso similar fue cuando una pequeña niña mató a su profesora enfrente de la clase, sin intención, simplemente no podía controlar sus poderes pero a los ojos de muchos era un humano indefenso que había sido asesinado, para otros era una niña asustada o una potencial arma.

A partir de eso se tuvo que meter la ley, no había ninguna cláusula al respecto ¿Se juzgaría a la niña como un adulto por tener el poder que tenía? ¿La maestra era inocente? Demasiadas preguntas para ese año pero al mismo tiempo tenían que responder ante las comunidades de profesores molestas por la condición de muerte de su colega o a los padres preocupados de que sus hijos hubieran podido ser esa niña o que fueran compañeros de esa arma latente.

No era una situación fácil y los intereses de otros siempre influenciaban, nadie quería una guerra pero se quería justicia, nadie quería sangre pero querían violencia, la muerte de este chico iba a cambiar el rumbo para siempre, de esto dependía lo que pasara a continuación, estábamos a unos mortales segundos de saber lo que se había desatado.

Si este tema te interesa visita SwissLab 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook
Google+
http://www.synetcom.com.mx/uncategorized/primera-plana
Twitter
Pinterest
Instagram